jueves, 4 de marzo de 2010

PostHeaderIcon Mesa Redonda sobre el estado de la cultura en Castilla y León




El pasado 2 de marzo de 2010 tuvo lugar la primera de una serie de mesas redondas que la revista DArtes, auspiciada por la Fundación Premios Mayte, pretende llevar acabo con el fin de verificar el estado de la cultura en nuestro país. La comunidad consultada en esta primera edición no podía ser otra que Castilla y León, reino que define nuestra historia y nuestra lengua desde los orígenes de este país, significandose geográficamente como el corazón de España.

Al debate acudieron numerosas personalidades en comunión con el mundo de las artes. Como representantes de las administraciones publicas contamos con la presencia de don Alberto Gutiérrez (Vice consejero de Cultura y Turismo de la Junta Castilla-León) el cual presidió el acto acompañado por Julio López Revuelta (Delegado de Cultura, Turismo y Festejos del Ayto. de Salamanca), Ignacio González de Santiago (Gerente del Instituto Municipal de Cultura del Ayto. de Burgos) y Luis Javier Alonso Ledesma (Concejal de Cultura, Turismo y Promoción del Ayto. de Zamora). Como portavoces de las distintas cajas de ahorros, de acuerdo con la labor que estas realizan en pro de la cultura, asistieron Rosa Pérez Antón (Directora de la Obra Social y Cultural de Caja Burgos), Galo Senovilla Escribano (Director de Programación y Difusión de Caja España) y José Rafael Briñas (Representante de Caja Círculo). Los medios de comunicación también tuvieron su representación en esta mesa redonda con Florencio Carrera (Director de Canal 8 Cyl) y Eva María Peña (Moderadora del debate). Respecto a los artistas e ilustrados invitados, nos acompañaron Javier Blasco (Catedrático de Literatura de la Universidad de Valladolid), Juan Antonio Quintana (Actor), José Luis Alonso de Santos (Dramaturgo), María López Eirín y Matthew Bledsoe (Representantes de la Fundación Ángel Corella), Joaquín Monje (Representante de la Plaza de Toros de Burgos), Cristino Diez (Pintor) y Teodoro Ruiz (Escultor).

El debate se desarrolló en torno a tres cuestiones fundamentales: El factor económico de la cultura, el factor turístico, y la visión de la cultura como un servicio a la comunidad.

Los asistentes coincidieron en que Castilla y León es un vasto territorio cuyo patrimonio intrínseco goza de gran interés. Debido a la amplitud de esta comunidad y a la cantidad de bienes culturales que en ella convergen, existe una pequeña falta de comunicación entre los estamentos públicos para gestionar ese patrimonio, ya que cada provincia suele actuar de manera independiente. Por otro lado, desde su institución como comunidad en 1993 el estado ha llevado a cabo una serie de actuaciones que pretenden regularizar esta situación paulatinamente dotando a la región de nuevas infraestructuras para satisfacer la demanda artística tanto de quienes la habitan como de los posibles turistas que acudan a ella.

Sin embargo la crisis que se cierne sobre nuestro país ha recortado los presupuestos en materia cultural, lo que empuja a quienes se hayan inmersos en el mundo de las artes a a desarrollar la imaginación y la ilusión en busca de nuevos modelos de gestión y financiación que apoyen sus proyectos. Tanto los artistas, como las cajas de ahorros resaltaron la importancia de la financiación mixta contando con el apoyo de empresas privadas además del estado.

José Rafael Briñas, representante de Caja Círculo, hizo hincapié en la relevancia de las cajas de ahorros para el desarrollo cultural, pues la suma del patrimonio de las obras sociales en España es incluso mayor que el patrimonio de la Fundación Bill Gates.

Respecto al turismo de Castilla y León, se apuntó una desigualdad en la comunicación institucional. El público perteneciente a la propia comunidad no goza de los suficientes canales/medios para disfrutar de las provincias vecinas, en contraposición a los visitantes extranjeros, para quienes se destinan la mayor parte de los recursos informativos.

Por otro lado, en las últimas décadas ha proliferado la individualización del patrimonio artístico entre las provincias, provocando la creación de diferentes instalaciones que atentan contra la unidad de la comunidad, al tiempo que provocan un desequilibrio económico entre ellas dado que a pesar de la magnitud del territorio de Castilla y León, el grado de población residente es insuficiente para tantas propuestas culturales.

En cuanto a la cultura como servicio a la comunidad, se resaltaron diversas iniciativas como la creación de una red de teatros por parte del gobierno de Castilla y León, el acercamiento al mundo de la danza mediante diversos cursos y coloquios para los más jóvenes, por parte de la Fundación Ángel Corella, La buena salud literaria de la que goza la comunidad por medio de la red de bibliotecas y bibliobuses y el gran número de centros de arte, museos y salas de exposiciones que conforman el tejido artístico de la región.

El dramaturgo José Luis Alonso de Santos añadió que hace apenas un siglo nuestro país era prácticamente analfabeto y dada nuestra situación económica actual, tanto España como Castilla y León han sabido resolver de manera bastante efectiva la gestión y difusión de la cultura.

Javier Blasco, Catedrático de literatura de la Universidad de Valladolid, destacó el amor de la juventud por la palabra impresa. Pese a ello, el avance de la sociedad ha sustituido el consumo de la palabra impresa por otros canales como el cine o la televisión. Su compañero de mesa, Florencio Carrera (Director de Canal 8 Cyl) añadió que por esta razón los nuevos canales deben tomar el testigo cultural de las letras ofreciendo contenidos que enriquezcan y enseñen al público.

El Delegado de Cultura, Turismo y Festejos del Ayuntamiento de Salamanca, Julio López Revuelta que ejerció como portavoz de dicha provincia, resaltó el grave problema entre la cultura y la política, dado que ciertos colectivos artísticos no presentan una unidad de criterio cuando se les ofrecen soluciones, tendiendo a la individualidad a la hora de alcanzar un acuerdo con los gobiernos. Su colega Zamorano, Luis Javier Alonso Ledesma, añadió que en ocasiones los artistas suelen apoyar a los partidos que se venden a sí mismos como “artísticos” sin tener en cuenta la capacidad de gestión de estos.

Como conclusiones finales los asistentes coincidieron en que la respuesta reside en escuchar tanto al público como a los artistas, e intentar satisfacer la demanda del consumidor asentando con los medios de los que se dispone (ya sean públicos o privados) las bases de la cultura, con el fin de que la siguiente generación sea capaz de apreciar y descubrir los tesoros de esta magnífica tierra, mediante la correcta coordinación y el dialogo entre los distintos grupos que toman parte en esta noble empresa.

0 comentarios:

Search

Cargando...